Sardinitas crujientes con un toque de mostaza

Aquí llega una súper receta! Las sardinas antes casi que te las regalaban, que si eran de pobres, que si no era un buen pescado… Ah, qué tiempos!! Ahora está claro que son un manjar!!! Una maravilla!! Un megaplacer!! Esta receta de sardinas crujientes con un toque de mostaza es muy sencilla, y aunque ya no regalen las sardinas, siguen siendo baratas!!
Y, además, son ideales para que los niños coman pescado.
Para 4 personas.
20 minutos de preparación
Dificultad: Fácil
INGREDIENTES:
  • 20 sardinitas.
  • 1 cucharada de mostaza.
  • 50 grs. harina.
  • 2 huevos.
  • 100 grs. de panko japonés o pan rallado.
  • Perejil fresco picado.
  • 1 cucharadita de pimienta cayena molida.
  • Sal y pimienta.
PREPARACIÓN:
Quitamos la cabeza y limpiamos la tripa de las sardinitas, con ayuda de unas tijeras, con cuidado de no romperlas.
Retiramos la espina. Os será más fácil hacerlo, si presionáis la espina deslizando los dedos.
Ya las tenemos abiertas y limpias, ahora las salpimentamos una a una.
Y las pincelamos con mostaza, que le dará un toque ácido.
Cascamos los huevos, salamos y los batimos bien.
Añadimos perejil picadito y la pimienta cayena molida al panko japonés o pan rallado. Mezclamos.
Rebozamos cada sardina en harina, huevo batido y por último en el panko japonés.
Una vez tengamos todas rebozadas, encendemos el fuego.
Añadimos aceite a una sartén y cuando esté bien caliente, las introducimos con cuidado de no quemarnos.
Les damos la vuelta cuando estén bien doraditas.
Las colocamos en un plato con papel de cocina, para quitar el exceso de aceite.
Estas son mis sardinitas crujientes con un toque de mostaza.
Esta es una manera, fácil y divertida para hacer que vuestros hijos coman pescado. Servirlo con la salsa que más os guste…
Recomendaciones:
A mí me encanta con panko japonés, porque queda extra-crujiente, pero si no tenéis utilizad pan rallado.
El toque picante de la cayena molida le va de maravilla, pero si lo hacéis para niños eliminad este ingrediente.