Sopa dulce de calabaza de Juego de Tronos

“Todos los hombres deben morir;” decía Arya. Vale, bien, pero primero, que prueben esta sopa dulce de calabaza que es una pasada!
Aparece al principio de la saga…
“Her father had been fighting with the council again. Arya could see it on his face when he came to table, late again, as he had been so often. The first course, a thick sweet soup made with pumpkins, had already been taken away when Ned Stark strode into the Small Hall.”
Ya veis, el pobre Ned Stark no pudo ni probarla!! Y eso que es una receta para perder la cabeza, como bien sabe Ned…
Es una sopa dulce de calabaza buenísima. En la receta original, que hemos sacado del libro de G. R. Martin y de A Feast of Ice and Fire de Chelsea Monroe-Cassel, el libro de recetas oficial de la serie, se sirve con ñame. Nosotros lo hemos sustituido por boniato, que es más nuestro y creemos que incluso hace mejor la crema.

Sopa dulce de calabaza de Juego de Tronos

Para 4-6 personas.
20 minutos de preparación
1 hora de cocción en el horno
Dificultad: Media
INGREDIENTES:
  • 1 Calabaza de asar (redonda).
  • 1/2 calabaza moscada (alargada).
  • 1 boniato.
  • 1/2 taza de sidra.
  • 500 ml. de agua o caldo.
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada rallada.
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido.
  • 1/2 cucharadita de canela molida.
 
PREPARACIÓN:
Precalentamos el horno a 180º C.
Cogemos la calabaza y marcamos un circulo, yo he utilizado un bol un poco más pequeño que la calabaza.
Con un cuchillo afilado cortamos la calabaza, siguiendo la línea marcada, con mucho cuidado de no cortarnos.
Limpiamos el interior de fibras y semillas.
Ahora vaciamos la pulpa de la calabaza con ayuda del cuchillo o una cuchara vaciadora.
Lo hacemos con cuidado de no traspasar la corteza, ya que utilizaremos la calabaza para servir la sopa.
Preparamos una bandeja de horno y la untamos con un chorrito de aceite.
Ponemos la pulpa de la calabaza en el centro de la bandeja.
Troceamos 1/2 calabaza alargada y el boniato, sin quitar la piel.
Los dejamos alrededor de la pulpa de calabaza.
Salpimentamos y regamos con aceite de oliva.
Horneamos 1 hora aprox. hasta que estén blandas.
Colocamos la pulpa de calabaza asada y boniato en un bol, retirando la piel.
Trituramos con la batidora, añadimos la sidra y el agua o caldo hasta encontrar la textura deseada.
Por último añadimos las especias, en este caso nuez moscada, jengibre molido y canela molida.
Servimos la sopa en la calabaza, bien caliente…
Recomendaciones:
La receta original lleva ñame, yo lo he cambiado por boniato, que combina a la perfección con la dulce calabaza.
Podéis cambiar el agua o caldo, por leche, la sopa quedará más cremosa.
Cuidado no os paséis con las especias, que estropearían esta deliciosa sopa.